OFERTA FLASH: 20% + ENTREGA GRATIS EN DAILY FOCUS! ¡No te lo pierdas!

0

Tu carrito está vacío

Aunque las propiedades de la raíz de Rhodiola son conocidas desde siempre por la población local de las zonas árticas y montañosas en las que se desarrolla, su salto a la fama como planta contra el estrés es relativamente reciente.

Conozcamos un poco más sobre la llamada “raíz de oro” o “raíz del Ártico” y sus beneficios para la salud, que derivan principalmente de su capacidad para mejorar el rendimiento en situaciones de cansancio, fatiga y estrés.

 

¿QUÉ ES LA RHODIOLA?

 

Su nombre botánico es Rhodiola rosea debido a que, si se corta o se rompe, emite un aroma parecido al de la rosa. Mide entre 20 y 30 centímetro de altura y sus hojas son de color verde-azulado. Florece en verano, siendo las flores masculinas de color amarillo o naranja y las femeninas de tonos granates oscuros.

A esta planta no le va la vida fácil y cómoda, ya que vive en climas fríos y prolifera en sitios recónditos de difícil acceso, como en las grietas rocosas de las montañas, en escarpados acantilados o en la gélida tundra.

Sus localizaciones favoritas son los alrededores del Ártico, como Groenlandia, Islandia o los países escandinavos. También se encuentra al norte del Reino Unido y en altas cordilleras como el Himalaya, las Montañas Rocosas, los Cárpatos, los Apeninos, los Andes o los Pirineos.

Como ves, la Rhodiola habita lugares en los que vivir debe de ser muy estresante… pero se adapta. Esta capacidad de adaptación la transmite a través de sus principios activos, convirtiéndola en lo que se conoce como una planta adaptógena.

 

¿QUÉ ES UNA PLANTA ADAPTÓGENA?

 

Las plantas adaptógenas son aquellas que mejoran la capacidad de adaptación del organismo a factores ambientales estresantes prolongados. Alivian la fatiga y la astenia ante una gran carga de trabajo diario y rebajan el estrés provocado por la velocidad de la vida moderna.

 

Aunque estas plantas ya se conocían en la medicina china tradicional como “tónicos superiores”, el primero que acuñó el término “adaptógeno” fue el ruso Nicolav Nazarev, farmacólogo que trabajó para la antigua Unión Soviética con la misión de encontrar sustancias para aumentar la resistencia física y mental ante el estrés sufrido por los combatientes en la Segunda Guerra Mundial y, posteriormente, la de los astronautas y atletas soviéticos durante los tensos años de la Guerra Fría.

 

Este científico investigó las propiedades adaptógenas de una planta llamada Schisandra chinensis, y abrió una nueva clasificación de reguladores metabólicos en los que posteriormente se incluirían el Eleuterococo, el Ginseng y nuestra planta estrella de hoy: la Rhodiola.

 

MUCHO MÁS QUE UNA PLANTA ANTIESTRÉS

 

La capacidad de la Rhodiola para mejorar la capacidad física e intelectual ya la conocían los pueblos esquimales de Norteamérica, que consumían los rizomas de Rhodiola como alimento. Al parecer, los vikingos también la tomaban para aumentar su fuerza y resistencia en las duras batallas, y más adelante en Noruega se utilizaba la Rhodiola para combatir la alopecia, la neumonía y también como diurético.

 

En otras zonas donde crece la Rhodiola, esta se ha usado tradicionalmente para luchar contra la depresión, disminuir el cansancio y tratar la impotencia masculina y la infertilidad en la mujer. Todos estos son motivos que generan estrés y el estrés, a su vez, provoca depresión, fatiga y disfunciones sexuales. La Rhodiola puede ser de ayuda para salir de este bucle de ansiedades.

 

CÓMO FUNCIONA LA RHODIOLA

 

Como hemos visto, los beneficios de la Rhodiola se conocen desde hace siglos. Ahora se sabe que sus efectos adaptógenos se deben fundamentalmente a los principios activos del rizoma y la raíz de la Rhodiola y se atribuyen al efecto de estas sustancias sobre neurotransmisores neuronales como la serotonina y la dopamina, así como sobre ciertas endorfinas.

 

Debido a esto, la Rhodiola rosea mejora el rendimiento físico e intelectual y fortalece la capacidad para gestionar la ansiedad ante situaciones estresantes. También se han demostrado los efectos antidepresivos y ansiolíticos de la Rhodiola y su poder antiinflamatorio, inmunomodulador y protector celular.

 

Teniendo en cuenta sus propiedades para adaptarse a temporadas de estrés y exceso de trabajo, es fácil comprender que la Rhodiola se esté convirtiendo en una alternativa terapéutica muy interesante en una sociedad en la que la ansiedad, la depresión y la apatía están tan instauradas.

 

BENEFICIOS DE TOMAR RHODIOLA

 

El día a día de muchas personas consiste en una larga jornada laboral tras la que llegan a casa exhaustas y sin tiempo ni fuerzas para prestar atención a su pareja, a su familia o a sí mismas. Esta agotadora dinámica provoca una gran insatisfacción vital y un cansancio permanente, por lo que en muchas ocasiones los momentos de ocio, si los hay, no se dedican a algo productivo que genere alegría y plenitud, sino a conductas evasivas que no hacen sino empeorar la situación de desasosiego interno.

 

Tomar Rhodiola nos da más fuerza para afrontar el estrés diario, mejorar nuestra resistencia a la fatiga y no caer en la apatía. Nos puede ayudar a modificar poco a poco, y poniendo de nuestra parte, lo que en nuestra vida nos genera ansiedad y falta de energía, porque tendremos un estado mental más equilibrado para afrontar los cambios que queremos realizar.

 

Como los problemas causados por el estrés y la ansiedad están tan extendidos, la Rhodiola está indicada en muchas situaciones relacionadas o derivadas de este estado de nerviosismo constante. Veamos algunos ejemplos:

 

-Mejorar el rendimiento en el trabajo: si estás en una temporada de mucho trabajo, la Rhodiola te ayuda a bajar la sensación de estrés, concentrarte más y combatir la fatiga mental. Esto también es válido para estudiantes bajo altas altas dosis de presión durante los exámenes. Estudios realizados en estudiantes que gozaban de buena salud concluyeron que, tras cuatro semanas tomando Rhodiola, sacaban mejores notas que los del grupo placebo. Por supuesto… ¡también habían estudiado!

 

-Calmar los síntomas de la depresión: está comprobado que la Rhodiola influye positivamente en esta patología tan incapacitante según estudios que ponen de manifiesto que, tras 6 semanas tomando Rhodiola, mejoran síntomas de la depresión leve o moderada como el insomnio y la inestabilidad emocional. También se han hecho estudios que comparan los beneficios de la Rhodiola en comparación con antidepresivos como la sertralina, llegando a la conclusión de que los efectos de la planta son más suaves, pero efectivos y con menos efectos adversos que el tratamiento farmacológico.

 

-Aumentar la libido: un estilo de vida acelerado y sin tiempo para relajarse pueden llevar a una falta de apetito sexual que conlleva conflictos internos y con la pareja. Antes de que esta situación se instaure definitivamente a causa del estrés, la Rhodiola puede ayudar a recuperar esa energía erótica que estaba desapareciendo.

 

-Mejorar desórdenes del sueño: si tu problema es que, a causa del estrés, duermes mal, te cuesta dormir y sientes somnolencia a lo largo de la jornada, la Rhodiola también puede colaborar en la recuperación de una dinámica de sueño saludable.

 

-Combatir el envejecimiento: nadie se libra de hacerse mayor y el estrés es una de las causas del envejecimiento prematuro en las sociedades modernas. Pero hay estilos de vida y sustancias naturales que retardan los efectos negativos de envejecer. Existen estudios clínicos que destacan que la Rhodiola protege de padecer enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, enfermedades neurodegenerativas, diabetes y patologías cerebrovasculares y cardíacas.

 

En resumen, la Rhodiola es una alternativa terapéutica natural muy adecuada a estos tiempos en los que la inmediatez, las dificultades para conciliar la vida personal y profesional, el multitasking o la competitividad laboral campan a sus anchas, dejando tras de sí un reguero de ansiedad, apatía y falta de motivación.

 

Por supuesto, no es la panacea que va a mejorar toda tu vida, pero sí puede aportarte un estado mental más equilibrado que te facilitará llevar a cabo tus tareas diarias sin agotarte o hacer transformaciones más profundas con apoyo profesional en el caso de que el estrés no sea un síntoma transitorio, sino una señal de alarma para cambiar la dirección que hasta ahora estabas tomando.

 

By Lucía Figueroa

 

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Santiago de Compostela y redactora de contenidos sobre salud, belleza y bienestar. Apasionada de la fitoterapia, creo firmemente en poder de las plantas para mejorar nuestro estado físico, mental y espiritual. Como otra de mis pasiones es la escritura, disfruto poniendo en palabras mis conocimientos y compartiéndolos a través de mis artículos.

Bibliografía:

 

1. Ewa Jówko, Jerzy Sadowski, Barbara Długołęcka, Dariusz Gierczuk , Benedykt Opaszowski, Igor Cieśliński (2018) Effects of Rhodiola rosea supplementation on mental performance, physical capacity, and oxidative stress biomarkers in healthy men, J Sport Health Sci. 7(4):473-480, DOI: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30450257/

2. Gou-Ping Ma, Qun Zheng, Meng-Bei Xu , Xiao-Li Zhou, Lin Lu, Zuo-Xiao Li, Guo-Qing Zheng, (2018) Rhodiola rosea L. Improves Learning and Memory Function: Preclinical Evidence and Possible Mechanisms, Front Pharmacol. 4;9:1415, DOI: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30564123/

3. Jun J Mao, Sharon X Xie, Jarcy Zee, Irene Soeller, Qing S Li, Kenneth Rockwell, Jay D Amsterdam (2015) Rhodiola rosea versus sertraline for major depressive disorder: A randomized placebo-controlled trial, Phytomedicine. 15;22(3):394-9, DOI: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25837277/

4. Wei Zhuang, Lifeng Yue, Xiaofang Dang, Fei Chen, Yuewen Gong, Xiaolan Lin, Yumin Luo (2019) Rosenroot ( Rhodiola): Potential Applications in Aging-related Diseases, Aging Dis. 1;10(1):134-146, DOI: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30705774/


es
Liquid error: Could not find asset snippets/hextom_fsb_main.liquid